4 jul. 2011

Pescando el plástico del mar

Un plan de la UE para pagar a los pescadores la captura de plástico ayudará a salvar nuestras aguas de los desperdicios mientras que le proporciona a las flotas, fuentes alternativas de ingresos.

vertidos-mar-1

Rara vez una campaña de televisión ha ganado de manera tan convincente. En enero de este año, el programa de la Hugh Fearnley-Whittingstall ‘Lucha por los peces’, convenció a más de 600,000 de nosotros para apoyar la prohibición de la práctica inútil de tirar pescados muertos de vuelta al mar. La Comisión Europea prestó atención a esta campaña y anunció su intención de prohibir los descartes de pescado.

Por alguna razón peculiar, la reacción de la industria pesquera ante el anuncio de la comisión no fue tan calurosa como se podría haber esperado. La prohibición de descartes pondrá a muchos, fuera del negocio, presumiblemente debido a que muchos de los peces capturados incidentalmente son más pequeños y menos valiosos para quedárselos. Así que, al anunciar el plan, María Damanaki, comisionado de pesca europea, trató de suavizar el golpe. Bajo su propuesta, los pescadores pueden ser pagados por pescar plástico en su lugar.

La pesca de plástico suena tonta, pero la idea está lejos de ser tonta. Nuestros mares están repletos de botellas de plástico, bolsas, pañales, redes de pesca descartadas, cuerdas y miles de otros fragmentos y piezas - las típicas cosas de la vida moderna. Para el año 2008, 260 millones de toneladas de plástico se hicieron utilizando un 8% de la producción mundial de petróleo en materia prima y energía. La curva de la producción con el tiempo se dobla hacia arriba, como un acantilado, aumentando un 9% por año. La cruda realidad de este brusco aumento, es que durante los primeros 10 años de este siglo, se fabricó mas plástico, que toda la producción creada antes del año 2000.

El vertimiento deliberado de plástico en el mar ha sido prohibido desde 1998, pero esta ley es difícil de monitorear. La cantidad de basura recogida de las playas británicas en la limpiezas patrocinadas por la Sociedad de Conservación Marina aumentó 77% entre 1994 y 2009, y mucha de esta basura había sido tirada por los buques. Los ríos añaden cantidades alucinantes de plástico en el mar todos los días, de lo cual mucho pronto regresa a una costa cerca de usted. Cada año, alrededor de 2,000 artículos de basura (la mayor parte de plástico) son traídos a las orillas por cada kilómetro de playa en Europa. El Mediterráneo es el mas afectado, con hasta 18,000 piezas de basura por kilómetro por año, por lo que no es de extrañar que el plan de pesca de plástico de la Comisión Europea se pruebe allí primero. Incluso el mar profundo no es inalcanzable. Alrededor de la mitad de los plásticos se hunden, y los pilotos de submarinos ven regularmente bolsas de plástico flotando mas allá de 1,000 metros de profundidad.

El plástico en el mar no es simplemente feo. Muchas aves marinas, tortugas, peces y otros especies, confunden el plásticos con comida: 19 de cada 20 fulmares que llegan muertos a las playas europeas tienen la barriga llena de plástico. Las aves adultas recogen plásticos flotando en el mar para darles de comer a sus polluelos. Si el plástico fuera de fibra celulósica sería bastante malo. En cambio, muchos plásticos están cargados con productos químicos como retardantes de llama, que traspasan a la cadena alimentaria y vuelven a nosotros en el pescado que comemos. Peor aún, los plásticos acumulan las sustancias químicas tóxicas (como los pesticidas que se encuentran en el agua) y las concentran miles de veces en sus niveles de fondo. Con los años, los plásticos flotantes empiezan a desintegrarse en fragmentos cada vez más pequeños, lo que facilita la transferencia de la carga química a cualquiera que se lo coma. En algunos lugares, hay más plástico que plancton.

Pescar plástico es una gran idea. No va a librar al mar de la sopa microscópica de plásticos que ya está a la deriva, pero puede evitar que las cosas empeoren. Ya existe un régimen voluntario de Pesca de Basura, que ofrece servicios para recolectar en los puertos la basura capturada para ser eliminada, en lugar de ser devuelta al mar por la borda. Todos los puertos principales de Escocia ya participan en este régimen. Teniendo en cuenta que las redes de pesca barren la mayoría de las aguas europeas cada año, una limpieza dedicada podría despejar gran parte de la basura acumulada, en unos cuantos años. Pero en última instancia, el problema de plástico sólo podrá resolverse si todos usamos menos y nos aseguramos de que nada de plástico llegar al mar.

Cuánto tiempo pasará antes de que una iniciativa como esta llega a los países latinoamericanos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario